A ti, extraño mio

“…I am not to speak to you, I am to think of you when I sit alone or wake at night alone,I am to wait, I do not doubt I am to meet you again,I am to see to it that I do not lose you”.

                                                                                                  To A Stranger – Walter WhitmanImagen – 

 

En aquel segundo, con mis pies posados en ese ínfimo peldaño, con los ojos te pedí que no me dejaras caer. Tú, extraño mio, orondo y sin mirarme, seguiste ahí, inmóvil.

He caído y he volado, más no te he olvidado y con Whitman a mi lado, te dedico su canción:

 

¡Desconocido que pasas! No sabes con cuánto ardor te contemplo,
Debes ser el que busco, o la que busco (esto me viene como en sueños),
Seguramente he vivido contigo en alguna parte una vida de gozo,
Todo se evoca al deslizarnos el uno cerca del otro, fluidos, afectuosos, castos, maduros,
Tú creciste conmigo, fuiste un muchacho conmigo o una muchacha conmigo,
He comido contigo y he dormido contigo, tu cuerpo ha dejado de ser sólo tuyo y ha impedido que mi cuerpo sea sólo mío,
Tú me das el placer de tus ojos, de tu rostro, de tu carne, al pasar; tú me tocas la barba, el pecho, las manos, en cambio,
No debo hablarte, debo pensar en ti cuando esté sentado solo o me despierte solo en la noche,
Debo esperar, no dudo que te encontraré otra vez,
Debo cuidar de no perderte

.

.

perderte

.

.

.

no perderte

.

.

.

debo cuidar de no perderte.

 

 

                                                                                                                                                                     Antonia.